Actualmente, el panorama es muy común: al unirse a una reunión en línea, la mitad de los asistentes presentan videos de baja resolución, tienen fondos desarreglados, mal audio o todas las anteriores.

(Y, hay que admitirlo, puede que usted esté entre ellos).

En un mundo que se ha vuelto completamente virtual, que abarca desde clases hasta discursos de graduación, desde entrevistas de trabajo hasta juntas laborales, sus interacciones profesionales probablemente ocurrirán frente a una pantalla, por lo menos, durante algunos meses más. Por ello, es aún más necesario verse bien y sobresalir.

He aquí algunas ideas sobre cómo dejar una excelente primera impresión y conservar una buena imagen durante el transcurso de sus múltiples reuniones agendadas.

Comencemos con lo obvio; su aspecto en la pantalla. He aquí algunos puntos a considerar:

No se conforme con la cámara de su computadora. Invierta en una cámara web de gran calidad con conexión USB. Piense en una resolución de alta definición (un mínimo de 720p HD) y al menos 30 FPS (imágenes por segundo).

Siguiente, asegúrese de contar con la mejor iluminación posible. Elija su lugar frente a la ventana, para que entre suficiente luz. Utilice luces o lámparas LED para cubrir zonas oscuras.

Considere su fondo. De ser posible, use una pantalla verde. Esta le brindará un fondo neutro, agradable, que puede reemplazar con información promocional relevante o con un paisaje distinto.

Paradójicamente, en la esfera de las reuniones en línea, su audio (y no el video) dictará toda su imagen y le brindará un aspecto serio. Para participar en una reunión, se puede apagar la cámara, mas no es posible tener un papel activo al apagar el micrófono. Se puede esconder detrás de su cámara, pero su audio le delatará tarde o temprano.

Esto es válido para cualquier reunión. Conforme entre al espacio multilingüe, la calidad de audio será vital, sobre todo al reunirse en KUDO.

KUDO cuenta con intérpretes profesionales cuyas habilidades para transmitir sus ideas hacia diferentes idiomas dependerán, antes que nada, de qué tan bien se escuche su audio. Funciona a la inversa. Se espera que el audio de las y los intérpretes sea nítido y claro, y que incluya las sutilezas y matices deseados que forman gran parte de nuestra comunicación como seres humanos.

El consejo es simple: use auriculares. No se trata de cualquier auricular. Elija unos auriculares USB que le hagan justiciar a su voz y a sus ideas.

¿No sabe cuál elegir? He aquí un acordeón de lo que debe incluir:

Dos almohadillas, un micrófono integrado y un conector vía USB (sin adaptadores)

Buena cobertura alrededor de ambas orejas para evitar filtraciones de audio hacia el micrófono

Respuesta de frecuencia entre 100HZ – 15,000Hz (tanto para el micrófono como para los audífonos).

Micrófono flexible ajustable que pueda manipular con las manos para ajustarlo como sea necesario.

Controles de silencio y volumen.

Un dispositivo que pueda usar cómodamente durante periodos prolongados de tiempo

Así que, ¿quiere mejorar su aspecto? Comience con su sonido. Sabemos que se lee poco intuitivo, pero es muy cierto.

En una reunión virtual, su sonido, y no su imagen, llevan la delantera.